Este análisis se realiza cuando se presentan dolores articulares u otros síntomas que hagan sospechar al médico que puedan ser debidos a un cuadro de gota.

Si se produce demasiado ácido úrico o si no se excreta en suficiente cantidad, éste se puede acumular. La presencia de un exceso de ácido úrico puede causar un proceso conocido como gota, una inflamación que afecta a las articulaciones cuando se forman cristales derivados del ácido úrico en el fluido sinovial de la articulación.

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa. Se recomienda que para la realización de este análisis el paciente se presente al laboratorio con un periodo de ayuno de 8 horas