El médico suele solicitar la determinación de ALT (juntamente con otras pruebas) para evaluar al paciente con síntomas de enfermedad hepática. 

Algunos de estos síntomas son ictericia (color amarillento), orina oscura, náuseas, vómitos, hinchazón y dolor abdominal, y aumento de peso inusual.Esta determinación también puede solicitarse de manera aislada o juntamente con otras para: estudios de pacientes que tienen un historial conocido de posible exposición a los virus de la hepatitis, personas consumen demasiado alcohol, individuos con historial familiar de enfermedad hepática y personas que toman medicamentos que pueden dañar el hígado.

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa. Se recomienda que para la realización de este análisis el paciente se presente al laboratorio con un periodo de ayuno de 8 horas.