El análisis sanguíneo de amilasa se usa en el diagnóstico de la pancreatitis (inflamación del páncreas) y de otras enfermedades pancreáticas.

La amilasa se puede solicitar si se tienen síntomas debidos a alguna alteración pancreática como fuerte dolor abdominal, fiebre, pérdida de apetito o náuseas.

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa. Se recomienda que para la realización de este análisis el paciente se presente al laboratorio con un periodo de ayuno de 8 horas.