Se realiza este análisis como parte de unos perfiles metabólicos de rutina, en personas con enfermedades renales, óseas o nerviosos o cuando hay síntomas de una concentración anormal de calcio.

El calcio en sangre se utiliza para el tamizaje, diagnóstico y monitorización de una gama de enfermedades relacionadas con los huesos, el corazón, los nervios, los riñones y los dientes.

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa. Se recomienda que para la realización de este análisis el paciente se presente al laboratorio con un periodo de ayuno de 8 horas.