La creatinina puede solicitarse rutinariamente como parte de un panel metabólico básico, en individuos con molestias inespecíficas, ante situaciones agudas, y/o cuando el médico sospecha una disfunción renal.

La creatinina en sangre puede solicitarse junto a la urea (nitrógeno ureico) en sangre a intervalos regulares en pacientes que presentan una alteración renal conocida o que padecen de una enfermedad que puede afectar la función renal o puede estar exacerbada por dicha disfunción.  Ambas pruebas pueden solicitarse previamente a la realización de una tomografía axial computarizada (TAC), previamente a y durante algunos tipos de tratamiento, y también antes y después de una diálisis para monitorizar la eficacia del tratamiento.

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa. Se recomienda que para la realización de este análisis el paciente se presente al laboratorio con un periodo de ayuno de 8 horas.